El rincón del Sensei

No sigas los proverbios ciegamente.